Clarin de Colombia
  • BANER FRENTE LOGO
R. T. En Español La mejor informacion mundial
REDACCIÓN POPULAR Ideas para la Unidad latinoamericana
PALESTINA LIBERATION Liberté Egalité Fraternité
PRESSENZA International Press Agency
CLARIN de Colombia Información al día
PRENSA INDÍGENA Cultivando Esperanzas
ALWAGHT El portal analítico e informativo
TELESUR Nuestro Norte, es el Sur.
PRENSA BOLIVARIANA Libertad de Expresión
INSURGENTE Organo de Expresión de la Asociación Cultural Pensamiento Libre
POBRERÍO.COM Notas de Opinición Latinoamericana y el Mundo.
F. I. C. P. Federacion Internacional de Comunicadores Populares
SIMPATIZANTES FMLN "Abandonamos las Armas, entramos en el sistema, para cambiar el sistema,..
RESUMEN LATINOAMERICANO La otra cara de las noticias de América Latina y del Tercer Mundo
KAOS EN LA RED Comunicación Libre y Alternativa
LATIN PRESS Periodismo de verdad, verdad
PRENSA LATINA Agencia Informativas Latinoamericana
LA PATRIA GRANDE Por la Libertad de los pueblos

Por ABP

 

“…Debemos comprender, que sin una sólida fundamentación filosófica, ningunas ciencias naturales, ningún materialismo podrán soportar la lucha contra el empuje de las ideas burguesas y la restauración de las concepciones burguesas. Para soportar esta lucha y llevarla a cabo con pleno éxito, hasta el fin, el naturalista debe ser un materialista moderno, un partidario consciente del materialismo representado por Marx, es decir debe ser un materialista dialéctico”.
Lenin. El significado del materialismomilitante.

Ludwig Feuerbach nace en Baviera en 1804, hijo de Paul Johann Anselm Von Feuerbach. Estudió teología en Berlín. En esta misma ciudad fue discípulo de Hegel, de cuyo idealismo filosófico renegó más adelante. Se le considerada el padre intelectual del humanismo ateo, el denominado ateísmo antropológico, en el que la inmortalidad es una creación humana y constituye la base de la antropología de la religión. Su obra clave fue “La esencia del cristianismo”, 1841.

 

“Mi primer pensamiento fue Dios, el segundo fue la razón y el tercero y último el hombre”, en esta frase el resume su pensamiento, donde plantea que la teología y la antropología son lo mismo, es decir, se centran en el antropologismo donde se manifiesta la esencia del ser humano. Considerando al ser humano como un ser abstracto fuera de todos los procesos históricos – sociales, el cual crea a Dios a su imagen y semejanza y no al revés como considera la teología, es decir, Dios es el reflejo del ser humano al que se le atribuyen características sobrenaturales, y en este punto habla sobre la inserción de la inmortalidad la cual es inherente del ser humano. Feuerbach arranca desde la alienación del hombre hacia lo divino, (que es la parte fundamental que Marx critica en la tesis IV). Esta auto alienación que Feuerbach plantea se resume en que el ser humano idealiza a Dios y lo vuelve objetivo cuando le da las propiedades humanas y la fuerza sobrenatural y toda poderosa que el ser humano no puede tener inmediatamente, lo que hace que proyecte esas cualidades en este ser creado. Citando “Si se quiere mejorar al pueblo, en vez de discursos contra los pecados denle mejores alimentos. El hombre es lo que come”. (Feuerbach, 1975), criticando la visión de la iglesia de que el hombre necesita pan y agua para sobrevivir porque es necesario alimentar el alma, pero la religión no provee las necesidades físicas del hombre.

Feuerbach solo se preocupaba por las condiciones de las clases dominadas que se regían por la manipulación de las clases religiosas dominantes. Lastimosamente no ve que esta problemática viene de un problema histórico parte fundamental por la cual Marx critica la concepción materialista de Feuerbach. En palabras de Engels “no supo aportar nada positivo (a la filosofía de Hegel), más que una ampulosa religión del amor y una moral pobre e impotente” (Engels: 1966).

Feuerbach combatió resueltamente a la religión y elaboró una circunstanciada crítica de esta. Mostró que dios no es nada sobrenatural, sino que ha sido creado por los hombres a su imagen y semejanza, señalando que todos los rasgos de dios son humanos y pertenecen a personas particulares o al género humano en general.

De modo que hizo bajar a Dios del cielo a la Tierra, pero no comprendió la naturaleza clasista de la religión, no desveló sus causas sociales que condicionan la fe en dios y en la vida de ultratumba. Es más no se oponía a toda religión sino solamente a aquella que reconocía a dios como un ser sobrenatural y propugnaba una religión en la que el hombre esté guiado por el amor del ser humano hacia él mismo

Un punto a favor para el pensamiento de Feuerbach en el ideal de Marx fue que este acabo con toda la filosofía clásica que no es más que la religión transformada en pensamientos alienando al ser humano de la realidad y las dinámicas dentro de esta.

Marx critica el materialismo de Feuerbach en las “Tesis sobre Feuerbach”, las cuales no se sabe exactamente cuando escribe se le ubica entre los años 1844 – 1847 encontradas en el cuaderno de notas con el título “Sobre Feuerbach”. Ahora comprendamos que Karl Marx escribe esto cuando ya desarrolla los rasgos principales de su teoría materialista de la historia, y la explicación de la sociedad, Algunos académicos dividen a Marx en joven y maduro. El líder revolucionario marxista ruso-soviético Lenin (Vladímir Ilich Uliánov) afirmó en su propio escrito de 1917 “El Estado y la revolución” que la primera obra madura de Karl Marx fue “La miseria de la filosofía” (1847).

Marx se encontraba en Paris en el año de 1844 donde conoce a Friedrich Engels, el cual se interesó en las ideas de Marx por los artículos publicados en “La Gaceta Renana”. El mismo año donde escribió su primera critica de la economía política. Bajo este punto nos encontramos con un joven Marx que junto a Engels desarrollaban su teoría en 1845 y 1846 en su manuscrito “La Ideología Alemana” donde empieza criticando la filosofía de Feuerbach y es donde el obtiene la oportunidad más grande de abordar este tema en su filosofía.

Todos estos textos acompañaron a Marx en su trayecto mientras iba desarrollando su nueva teoría materialista y el comienzo de la maduración de su pensamiento e iniciando el proceso de construcción de Marx “marxista”. En las palabras de Engels “es el primer documento en el que se contiene el germen inicial de la nueva concepción del mundo”. Como dato curioso en 1888 Engels al editar las tesis las redacto con algunos cambios de manera que sea comprensible para los lectores, tomando en cuenta que Marx no se proponía a publicarlo.

Las Tesis y la concepción materialista.

Las Tesis sobre Feuerbach es un documento íntegro cuyo análisis interrelacionado entre las diferentes Tesis muestran una secuencia lógica. Marx en este documento no centra su objetivo en la refutación palpable sobre la concepción filosófica sobre el materialismo contra el idealismo, sino es una profundización entre las distintas concepciones del mismo materialismo. En la crítica hacia la religión, Marx investiga que estructuras concretas son las que producen objetos materiales y espirituales como expresión propia de distintos sujetos y resultado de la actividad humana entendida como sistema.

La Tesis I cumple la función de premisa de todo el documento. Esta da la pauta para el desarrollo, abarcando tres divisiones de grupos de las tesis: a) Praxis revolucionaria b) Materialismo histórico y c) Ser social y conciencia social.

Marx considera que Feuerbach sin duda es un nivel superior de concepción materialista que intenta resolver la dicotomía de la esencia religiosa y de la esencia humana. A diferencia de Feuerbach añade que la esencia humana no es algo abstracto, sino el conjunto de las relaciones sociales; Feuerbach, a pesar de su intento de desarrollo filosófico materialista no tiene en cuenta esa esencia real en su materialismo, convirtiendo en abstracción el proceso histórico. En ese sentido, la concepción religiosa es una realidad de derecho propio pero suponiendo un individuo humano abstracto y aislado.

En este sentido la crítica de Marx a Feuerbach es su inobservancia del sentir religioso pero sin proceso social o como resultado de la actividad material del ser humano. Sin embargo, el ser humano no se lo puede concebir en solitario, sino en relación con sus semejantes y su medio. Las abstracciones de las ideas, no son procesos por sí mismo sino en relación mutua que el ser humano accede mediante los conceptos de la existencia de otros objetos fuera de sí mismo. Está claro que el ser humano reside sólo en la comunidad, en la unidad del ser humano con los demás, es por este motivo que el objetivo de la concepción materialista de Marx no tuvo como principio epistemológico el espíritu absoluto abstracto ni la razón por sí sola, sino el ser real y totalizante del ser humano.

“De ahí que cuando la concepción materialista humanista —a diferencia de la concepción materialista mecanicista— de la transformación social intenta salvar eclécticamente este dilema adoptando la posición voluntarista pero sin rechazar la fatalista lo único que hace es compendiar sus dos deficiencias. La transformación social aparece entonces como la actividad ejercida por un sector del sujeto social por una elite reformadora y educadora — para la cual el mundo institucional sería materia dúctil, absolutamente determinable, mero resultado o creación— sobre el resto del sujeto social —para el cual el mundo institucional será imposición férrea, absolutamente determinante” 1

Esta nueva concepción filosófica no sienta sus bases en la escolástica o la divinidad de la razón absoluta, sino en la verdad real y práctica de la totalidad del ser humano, en la razón cuya esencia es la esencia humana y no una razón carente de relación real y práctica.

En consecuencia lo humano es lo racional y es la medida de la utilización de la razón, aun cuando su medio mantenga una lógica irracional como lo es el capitalismo. Marx dice que la esencia humana no es algo abstracto sino que es el conjunto de las relaciones sociales lo cual implica que encontramos la construcción esencia humana en el materialismo histórico.

La historia y la naturaleza han sido transformadas por esa actividad racional y práctica del ser humano y entre los seres humanos porque el modo que el hombre tiene de analizar y de transformar las cosas es el resultado de la actividad de los seres humanos concretos con técnicas y sistemas conceptuales propios de su contexto.

Marx rechaza el esencialismo abstracto pues es el resultado de las relaciones sociales, donde la estructura de la sociedad va modificando su conciencia; lo que significa un desplazamiento de la Idea Absoluta a lo humano en la praxis. Marx considera que la filosofía debe superar la crítica del cielo e impulsar la crítica de la tierra y devolver a la tierra la esencia que había sido entregada a los cielos.

La concepción materialista de la historia ha sido definida, muchas veces, como una formula reduccionista mediante la interpretación económica de la historia o, a partir de fórmulas mecanicistas como el ser social determina la conciencia. Si bien es cierto son formas muy genéricas además de ser muy básicas, no caracterizan esencialmente esta forma de concepción de la historia, pierden de vista la complejidad que tienen los textos y los planteamientos de Marx y de Engels.

Feuerbach propone una inversión de la dialéctica hegeliana esa inversión de la dialéctica hegeliana sienta las proposiciones para una filosofía el futuro que consiste en que no es Dios el que ha creado la historia humana sino que es el ser humano.

La diferencia principal entre la teoría creada por Marx y Engels y los demás filósofos radica en que abordaron la solución de todas las cuestiones filosóficas desde el punto de vista de la clase obrera. Mientras que los demás la elaboraban desde el punto de vista de las clases propietarias. Para transformar el mundo es preciso conocer y aprovechar las leyes de su existencia y desarrollo. Eso sólo se consigue conociendo a profundidad la filosofía y tener una cosmovisión científica. La filosofía está estrechamente ligada con la práctica, con la transformación revolucionaria del mundo.

Una de las grandes aportaciones de Marx fue justo el desmontar el carácter “natural” del capitalismo, como si fuera una consecuencia de la “naturaleza humana” por encima de los tiempos y las circunstancias. El capitalismo, como toda forma de organización del ser humano, es histórico, nace, crece, se desarrolla, agoniza y muere en condiciones concretas. Y en cada uno de sus periodos, cumple un papel en la sociedad. Y es justamente por esa misma concepción materialista de la historia que podemos afirmar que otro mundo podemos construir, tal como concluye la Tesis 11 al afirmar que el objetivo filosófico no es la interpretación contemplativa sino la transformación práctica.

A modo de conclusión:

La producción y reproducción de conocimientos no escapa de la materialidad histórica de la lucha de clases, tampoco puede escapar de las contradicciones propias del capitalismo, su necesidad de socializar el conocimiento ha creado situaciones complejas hacia adentro del pensamiento humano, de la sociedad y la naturaleza. No debe de extrañarse que sociedades altamente desarrolladas técnica y científicamente, no encuentren cohesión social en su propio desarrollo, las cuales desembocan en un nihilismo, generando nuevas y aberrantes formas de religiosidad.

No es de sorprenderse que su conciencia social esté totalmente distorsionada –lo está el capitalismo-; y es que las contradicciones del sistema vuelcan sus esfuerzos hacia la destrucción del mundo, su dispositivo civilizatorio se mantiene pero como un “parásito desmesurado” Para nosotros que anhelamos construir el Socialismo, la sociedad en que se desarrolle plenamente el individuo y la sociedad por igual, es necesario emprender la batalla sobre las condiciones de clase en la producción y reproducción del conocimiento mediante la concepción materialista del mundo. Cuando Antonio Gramsci hablaba de la organización revolucionaria en el prólogo al Príncipe de Maquiavelo decía: “que una parte importante [de los esfuerzos] deberá estar dedicada a la cuestión de una reforma intelectual y moral, es decir a la cuestión de la concepción del mundo […] el nuevo príncipe [hablando del partido leninista] debe ser y no puede dejar de ser, el abanderado y el organizador de una reforma intelectual y moral, lo cual significa [también] crear el terreno para un desarrollo ulterior de la [ciencia, de la] voluntad colectiva nacional-popular hacia el cumplimiento de una forma superior y total de civilización moderna” .

La producción y reproducción de conocimientos debe cambiar, es necesario escuchar las palabras de Gramsci, cuando hablaba de la necesidad de una reforma intelectual y moral, pero también hay que atender a una pregunta que él se plantea posteriormente: “¿Puede haber una reforma intelectual y moral; es decir, una elevación civil de los estratos deprimidos de la sociedad sin una precedente reforma económica y un cambio en la posición social y en el mundo económico?” Precisamente la forma concreta de presentarse la reforma intelectual y moral es a través de un gran proceso de cambio de las condiciones materiales en relación totalizante con la superestructura, ya que las dos se condicionan y manifiestan en la lucha de clases.

Recordemos que nuestra máxima guía para la acción, cuando nos acercamos al marxismo es desplegar nuestra acción transformadora, así recordemos la tesis 11 de Marx sobre Feuerbach: “Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”, entonces la filosofía de la praxis nos conduce al desarrollo de nuestra politicidad y el cambio de la realidad.

En los actuales momentos en donde se ha visto la fragilidad de procesos y organizaciones políticas de izquierda, es imperativo una reflexión para volver a los cimientos mismos que dieron su origen, sin embargo, frente a una arremetida voraz de las fuerzas reaccionarias, es indispensable que los revolucionarios, deban poseer el arma del desenvolvimiento básico en el análisis materialista de la vida y un programa claro de la transformación dialéctica revolucionaria.

Bibliografías:

Feuerbach, (1975), La esencia del cristianismo, Salamanca
Engels, F. (1966), "Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana", en Marx, K. y
Engels, F, Obras escogidas, tomo II, Moscú: Progreso.

Agencia Bolivariana de Prensa -ABP- Ecuador Ecuador

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault

FECHAS MEMORABLES

Por Nóhora M. Páez S.

............

..

.......

 

 

 

FORMADOR Mis videos

Mis Videos
Publicado: Lunes, 30 Octubre 2017 01:35
J. Manuel Arango C.
J. Manuel Arango C.
Publicado: Miércoles, 01 Noviembre 2017 03:21

 

PAGINAS DE INTERES

Jardín Botánico
Jardín Botánico
Publicado: Miércoles, 17 Agosto 2011 21:00

Por: Nohora Páez

Frases Célebres de Ernesto “CHE” Guevara y Otros
Frases Célebres de Ernesto “CHE” Guevara y Otros
Publicado: Miércoles, 12 Octubre 2011 20:49

Por: Nohora M. Paez S.

Frases Célebres del Libertador Simón Bolívar
Frases Célebres del Libertador Simón Bolívar
Publicado: Domingo, 23 Octubre 2011 20:22

Por Nohora M. Paez S.

Historia de los Humedales
Historia de los Humedales
Publicado: Martes, 13 Diciembre 2011 18:53

Por: Nohora Páez

FORMADOR, -Ideológico

¡Borrar los estereotipos de nuestra mente! !Pensar es aprender de nuevo a ver!
¡Borrar los estereotipos de nuestra mente! !Pensar es aprender de nuevo a ver!
Publicado: Jueves, 13 Diciembre 2018 16:18

Por Amador Fernández-Savater

Diciembre: Alienación y consumismo
Diciembre: Alienación y consumismo
Publicado: Viernes, 07 Diciembre 2018 16:20

Por: Libardo García Gallegoasaass

El fascismo avanza, un análisis en el día de la Constitución
El fascismo avanza, un análisis en el día de la Constitución
Publicado: Jueves, 06 Diciembre 2018 19:34

Por André Abeledo Fernández

¿A quién pertenece el mundo?
¿A quién pertenece el mundo?
Publicado: Martes, 27 Noviembre 2018 00:00

Port David Iker